+34 981 491 196 ventas@vivergal.com

De todas las plagas que afectan al Cyclamen persicum, el Trips Frankliniella occidentalis está considerada como la más difícil de combatir.

De hecho, los Trips de los invernaderos en general son muy difíciles de erradicar: su ciclo de vida es corto y son insectos muy móviles que se esconden en la vegetación de las plantas.

De las distintas especies de Trips, la más popular y una de las que mayores daños produce es la Frankliniella occidentalis, también conocida como WFT (Western Flower Thrips). La estrategia de lucha, especialmente cuando se basa en la lucha biológica, es limitar su número al menos posible.

El motivo del problema de la Frankliniella occidentalis es que más allá de los daños que causan alimentándose de brotes y botones florales, con sus correspondientes daños ornamentales, tienen la capacidad de transmitir diferentes virus que empeoran la rentabilidad del cultivo del Cyclamen.

Trips en Cyclamen

Ciclo del Trips

Conocer el ciclo de vida de los Trips permite comprender la dificultad de combatirlos y determinar cuál es la mejor estrategia para limitar su número.

Su ciclo de vida comporta 6 estadios diferentes:

  • 1 estadio de huevo
  • 2 estadios de larvarios
  • 2 estadios de ninfa (1 estadio pre-pupa con aparición de dos alas y un estadio pupa)
  • 1 estadio adulto

Las condiciones ideales para su desarrollo se sitúan en una franja ni muy alta ni muy baja, entre 20°C y 26°C. Más allá de los 35°C su ciclo de vida se paraliza.

Los huevos son puestos en células de tejidos tiernos de la superficie de las jóvenes hojas, pétalos y tallos, que a su vez están protegidos de los tratamientos químicos. Una hembra pone durante su ciclo de vida unos 150 a 300 huevos.

Es en los estadios larvarios y adultos cuando crean los daños más importantes al Cyclamen persicum.

Después de la incubación aparecen larvas que se parecen relativamente a los adultos. Tienen un cuerpo redondeado y alargado, sin alas, pero muy móviles gracias a sus patas. Estos se alimentan en abundancia de los distintos lugares de la planta por succión de las células de la epidermis.

Una vez las células están vacías de su contenido, estas se rellenan de aire perdiendo su coloración y secándose.

Al final del estadio larvario sigue la ninfosis con un estadio pre-pupa y después pupa. Las pupas son inmóviles y no se alimentan. Estas son muy resistentes a los tratamientos químicos, las cuales se protegen en sitios de predilección oscuros como el sustrato o bien en flores de estructura compleja.

Por lo general, los adultos son de color amarillo o marrón y miden 1 a 2 mm. Sus cuerpos son planos y se alimentan de polen. Los machos son en general más claros y ligeramente más pequeños que las hembras.

Se comportan con una rápida movilidad para esconderse al menor contacto, lo que constituye una muy buena defensa que les permite evitar la exposición a los productos químicos.

Trips en Cyclamen

Daños del ataque de Trips en Cyclamen

Por regla general, los daños son aparentes cuando es demasiado tarde para intervenir eficazmente. Estos van en función de la edad de la planta. En el caso del Cyclamen persicum se traducen en general por síntomas sobre hojas y flores.

En las flores, los adultos de Frankliniella occidentalis se alimentan de polen y dañan los estambres. Cuando penetran botones florales antes de su abertura, la flor sufre fuertes daños.

Durante la puesta, las hembras pueden deteriorar los tejidos epidérmicos insiriendo los huevos en el vegetal. En las heridas por picaduras los pétalos toman un color de aspecto marronoso, signo de necrosis. Las larvas pueden alimentarse de las células de las flores.

En las hojas los síntomas son esencialmente de dos tipos. De una parte, heridas muy marcadas y limpias sobre una o varias hojas aisladas y no sobre el conjunto de la planta. Solo son visibles a partir de la casi formación de las jóvenes hojas.

De otra parte, una deformación general de hojas atacadas que toman la forma muy característica de hoja encina. En los casos más raros, bajo las hojas aparecen síntomas idénticos a los constatados en las flores.

Las larvas tienen la capacidad de transmitir el virus TSWV (Tomato Spotted Wilt Virus) y INSV (Impatiens Necrotic Spot Virus). Los adultos que provienen de las larvas infectadas podrán igualmente inocular este virus. Estos pueden crear daños más importantes a los cultivos que los propiamente afectados por los mismos Trips y sus puestas de huevos.

Prevención y lucha contra el Trips en Cyclamen

Como control fitosanitario tradicional, con el fin de programar los tratamientos adecuados es esencial colocar trampas cromáticas para evaluar su presencia y su número.

Antes de empezar todo cultivo es esencial eliminar todo foco de contaminación y fuente potencial de virus:

  • Eliminación de plantas residuales de cultivos precedentes.
  • Eliminación de mala hierbas.
  • Desinfección.
  • Tratamiento químico o biológico.
  • Aislar cultivos potencialmente portadores de virus.

La vigilancia y detección rápida es la clave de un control químico eficaz y reside en la detección precoz de la presencia de Trips. En este caso, para conseguirlo es aconsejable utilizar trampas azules cromáticas con el fin de estimar la población existente en el invernadero y de vigilar su desarrollo.

Con las trampas dispuestas cada 100 o 200 metros cuadrados y un total semanal de 10 adultos pegados sobre cada trampa, será necesario empezar los tratamientos necesarios.

El objetivo es de contener el desarrollo de su población, sabiendo que es muy difícil erradicar enteramente su presencia cuando la población de Trips llega a ser abundante y que varias generaciones se presentan simultáneamente. Solo tratamientos muy frecuentes (cada 3 o 4 días) pueden contener la resistencia de los Trips y así mantener su desarrollo. Los tratamientos durante la fase de floración son a menudo inútiles, pues los daños están ya presentes.

Las trampas cromáticas pueden igualmente ayudar a la eficacia del tratamiento químico. Si estas están dotadas de feromonas, atraerán machos y hembras que buscarán acoplarse y saldrán así de sus rincones. De esta manera estarán más expuestas a la pulverización de los tratamientos. Esta estrategia puede permitir de reducir un 30% o más la población de Trips.

Respecto a la lucha con fitosanitarios, la mayor parte de las materias activas tienen su acción sobre los Trips en el estado de larva o adulto. Los huevos y larvas son difíciles de matar con productos de contacto o traslaminares. Estos son, por el contrario, muy efectivos contra los estados larvario y adulto.

Los productos sistémicos son menos eficaces porque difícilmente alcanzan a las flores donde los adultos se alimentan.

En cuanto a lucha biológica, los Amblyseius Cucumeris y Amblyseius Swirskii son ácaros predadores de las larvas jóvenes. Miden a penas 1 mm y se encuentran muy a menudo en las flores. El éxito de su instalación en los cultivos depende mucho de la humedad relativa, que no debería ser inferior al 75% y la temperatura que debería estar comprendida entre los 18° y los 26°C.

Aplicando estos ácaros, todos los productos con efecto acaricida deben eliminarse del calendario de tratamientos.

Como las posibilidades son múltiples, es importante el informarse con el proveedor habitual para una optimización de la instalación de una lucha biológica adaptada a cada una de las condiciones de cultivo.